Ventajas de Airlite

Reduce la contaminación del aire

Airlite neutraliza contaminantes como el óxido de nitrógeno devolviendo el aire a su estado de pureza.

Airlite tiene un efecto tanto sobre los contaminantes nocivos para la salud como sobre los que causan el efecto invernadero: en particular, elimina los gases peligrosos, los óxidos de nitrógeno (NOx), los óxidos de azufre (SOx) y los compuestos orgánicos volátiles (VOCs).

A través de la luz solar, Airlite elimina los contaminantes transformándolos en sustancias inertes, de forma 100% natural, gracias a la energía de la luz solar.

En particular, el contaminante de NOx se reduce en más de un 80% en el laboratorio y en un 50% en el entorno real.

Elimina el 99,9% de las bacterias

No todas las bacterias son dañinas. Muchas son incluso esenciales para nuestras vidas: el cuerpo humano contiene grandes cantidades de bacterias inofensivas como las presentes en el sistema gastrointestinal, que ayudan a la digestión y asimilación de los nutrientes.
Sin embargo, algunas de las enfermedades más mortales que han destruido cientos de millones de vidas, especialmente en tiempos pasados, han sido causadas por bacterias: el cólera, la difteria, la peste, la disentería, la neumonía, la tuberculosis y la fiebre tifoidea son sólo algunas de las más conocidas.

Desafortunadamente, algunas bacterias, a través de mutaciones, se han vuelto resistentes a los antibióticos, y esto es, según estudios de la OMS en 2017, uno de los peligros más graves para la supervivencia de la especie humana. Si no hay antibióticos que puedan curar los efectos de las bacterias en humanos o animales, pueden ocurrir verdaderas epidemias letales.

Airlite elimina hasta el 99,9% de las bacterias de la superficie, incluidas las superbacterias. Las bacterias son eliminadas por la doble acción de la oxidación de la superficie y la alta alcalinidad de la superficie, que -combinadas- impiden que las bacterias sobrevivan.

Esto permite reducir significativamente la carga bacteriana total en cualquier ambiente, haciendo posible una alta salud ambiental, combinada con un mayor bienestar y confort de vida.

Elimina y previene el moho

Los mohos son un tipo de hongos multicelulares y encuentran un entorno favorable para su crecimiento en superficies húmedas: por lo tanto, en los alimentos que guardamos en nuestros hogares o en paredes y techos, cuando presentan las condiciones adecuadas para su difusión.

En particular, los sótanos, baños y muros perimetrales orientados al norte, por su naturaleza, pueden representar el hábitat ideal para la proliferación de moho. En estas estancias existe un alto grado de humedad que favorece el desarrollo de mohos a partir de las esporas presentes en el aire.

A largo plazo, el moho puede causar problemas estructurales en los edificios: aunque sólo veamos la superficie, su crecimiento también puede afectar a la estructura interna de la pared. Además de una razón estética, es aconsejable eliminarlos para preservar la solidez de su hogar.

El moho en sí mismo no es un problema de salud grave: las hifas y las esporas crean problemas respiratorios cuando se emiten en interiores. Las hifas, en particular, pueden agravar los problemas respiratorios de aquellos que ya sufren de insuficiencia inmune o asma, mientras que las esporas, cuando se liberan en interiores, pueden crear alergias. Las esporas de ciertos mohos, como el hongo Stachybotrys, liberan toxinas que, en los pulmones, pueden causar inflamación, lo que es particularmente peligroso en niños y ancianos.

Airlite ofrece un excelente remedio contra el moho: gracias a sus propiedades naturales, transforma las paredes de la casa en un entorno inhóspito para su crecimiento.

De esta manera su hogar será más saludable y seguro y usted y sus seres queridos ya no sufrirán de problemas respiratorios causados por el moho.

Repele el polvo y la suciedad

Airlite is very effective in preventing dirt from settling on walls.

La suciedad en las paredes se genera por la combinación de varios factores.

Las sustancias aceitosas generadas por los gases de escape de los automóviles y otras fuentes de contaminantes que capturan el polvo en el aire se adhieren a la superficie de las paredes. Cuando la lluvia, así como el rocío de la mañana y la propia humedad del aire, se asientan en la pared, se unen a estas sustancias dejando, al secarse, una gruesa corteza, que identificamos con la suciedad.

Airlite lucha contra la sociedad de dos maneras. En primer lugar, descompone las sustancias aceitosas de la superficie, evitando que el polvo se adhiera.

Además, crea una finísima capa de agua sobre la superficie (gracias a su hidrofilia) que previene que el polvo y otras partículas se posen sobre la pared y haciendo que se precipiten al suelo.

En pocas palabras, Airlite crea una película protectora invisible que permite que las paredes se mantengan tan limpias como el primer día.

Neutraliza los olores

El olor es causado por moléculas de olor disueltas en el aire. La amplia gama de olores proviene de los diferentes tipos de residuos orgánicos que pueden irritar el sistema olfativo.

Para eliminar los olores desagradables se utilizan generalmente desodorantes y perfumes químicos, que introducen en el aire un gran número de moléculas con un olor agradable, como por ejemplo para ocultar los olores desagradables.

Airlite, por el contrario, descompone activamente las moléculas de los olores, eliminándolas de forma eficaz por oxidación, sin filtros, desodorantes, residuos ni escorias.

Cuando se abre un paquete de pintura tradicional, se puede percibir un olor fuerte, a menudo punzante, causado por los productos químicos que lo componen.

Airlite, al ser un producto mineral completamente libre de colas, disolventes y otros compuestos químicos (los llamados COV), está completamente libre de olores.

Por lo tanto, se puede utilizar incluso en interiores, o en condiciones de mala ventilación, y, sobre todo, incluso en invierno.

Reduce los costes de aire acondicionado hasta en un 30%

Airlite refleja la mayor parte de la radiación solar infrarroja, evitando la transferencia excesiva de calor.

En verano y en climas cálidos esto permite tener ambientes más frescos de forma natural, con un ahorro de electricidad para el aire acondicionado de entre el 15 y el 30%. Cuando la radiación solar llega a una superficie, parte del calor es absorbido por la pared y transferido al interior, la parte es reflejada y eliminada.